Las reglas

14853224_10157596530175648_5600890528606969050_o

Se puede jugar con el pelo en la cara, parada en mitad de la carretera o minutos antes de subir a un autobús. Recién levantada o caminando por la calle de madrugada. Sola o acompañada, sin hablar con nadie o cuando todos hablan de ti. Cualquiera de las veces que te preguntes ¿qué hago aquí? Cualquiera de las veces que quieras cambiar algo, ganas un quesito.

Todas las veces que evites una pregunta absurda, fuera de lugar u ofensiva tiras de nuevo. Cada una de las veces que no has ido a una cena por compromiso, que no has mantenido costumbres bárbaras, avanzas dos casillas. Si nunca has dicho “hay que comer de todo” o “no, que es lunes” te regalan una vida. Si lees poesía, o cualquier cosa en realidad, tienes un comodín. Si caes en la cárcel y haces por salir son dos rondas de inmunidad.

Si aciertas en una categoría difícil tienes derecho a comer diez y contar veinte.

De sábado a sábado y tiro porque me toca, todos los días que has dejado de planchar, los que reciclas o los que hablas con tu abuela. En cualquier caso, intentarlo te hace ganar cinco puntos.

Cuando toca ronda eliminatoria, te pillan, te comen o te quitan todas las vidas pero sigues lanzando los dados ya has ganado. Cuando rescatas o salvas, vences; y si tienes dos vidas y cedes una a quien tiene cero, también. Avanza, porque es entonces cuando tienes un as en la manga.

Estas son las reglas, por mucho que quieran censurarlas por ofensivas, sangrientas o por el mero hecho de no ser palabra en masculino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s