¿Quién puede estar sin morir por nada?

noche

 

No me gusta vestirme en la mañana si me falta el uniforme. No digo bien ‘ascensor’ si hablo deprisa. Mi interior está roto y aúlla con cada artículo, pero es lo que paga lo que haré mañana.

Solía hacer una media de cinco nuevos amigos por noche, pero siempre volvíamos Miss Blue y yo. Todo el mundo puede ser amable menos tú.

Van a pasar igual esos dos años, hagas lo que hagas; van a sucederse los días del mismo modo que avanzan las nubes, porque todos pagamos. ¿Cuando fue la última vez que hiciste algo por primera vez? ¿Cuantas veces has bailado? ¿Cuantas has hablado de algo que realmente te interese? ¿Qué piensas al despertar? ¿Te quieres? De repente todos hablan a la vez mientras yo saldo alegremente mi cuota a corazón variable.

Río sola y amenazo siempre con escapar, pero la verdad es que me echan de casa tres veces por semana. Pero, ¿quién puede estar sin morir por nada?

No me impresiona tu forma de vestir, ni que me escribas antes de venir. No me importan las cosas que me enseñas, ni con las que te ensañas. Viviré sin que me hagas falta.

Porque no eres tú, es la chica que dijo ‘no’. Y soy yo, que no cierro las ventanas al irme. Que voy siempre colocada, que me dicen que no valgo, pero que me quieren mientras me reclaman el alquiler.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s