SOStener

espasa-1

En una casa cualquiera la Espasa Calpe ha quedado para sostener el router de Internet. Ya no nos queremos. Las niñas no saben quien es Rita Hayworth y a Baudelaire no le huelen ya  las flores. Hay días en los que el aire pesa como un siglo. En los que me hubiera gustado hacerte una canción, aunque lo niegue cuando la luz escasea.

Tu cuerpo es donde se extingue el invierno, y donde mueren los sueños. Horas y horas besándonos para acabar despidiéndonos como dos desconocidos.

Hay días en los que lo único que hacemos es airear la habitación. O bajar al supermercado para evitar ser devorados. Qué tristeza la costumbre,  y qué bonito el olor del café.

Ayer sentí la tentación de preguntarle con quién comía ahora los domingos. Con quién dormía.

Lo que yo ignoro tú lo adivinas; porque en los simulacros siempre se acuerda qué sucederá, pero luego nunca ocurre lo que habíamos pactado.

No te recuerdo si no es riendo. Por eso, en pleno uso de mis facultades, quiero aclarar que me suicidé aquella única tarde de verano en Reino Unido.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s