Nadie nos vería irnos

2014-01-10 00.11.08

Que te nieguen todo es lo mismo que no prohibirte nada. Que te besen es como hacer hablar al tacto, que te quieran, sin embargo, es hacer callar al olvido. Escribir es volar despacito y bailar es sumar con los dedos de los pies.

Mentiría si dijera que no sé como he llegado hasta aquí.

Perder un amigo es no hablar más contigo mismo, o hacerlo todos los días como quien ha perdido la cabeza. Hay que sentir el amor que nos pertenece. La hora ciega puede ser cualquiera, los muertos pesan tanto entre los brazos como en la memoria. Intenten levantar un cadáver del suelo.

Era 28 de julio en el Boston de 2004 cuando a Caitlin Cianflone la fotografiaron como delegada por Colorado en la convención nacional del partido demócrata. El mismo día que me fui de casa. Ya han pasado doce años de eso.

Hacen falta setenta bares para ir al mismo de siempre. Y cincuenta personas para tratar de querer a una sola. Se hacen difíciles las mañanas porque ya no vamos a la biblioteca. Porque soy muy buena siendo mala.

A veces veo tu boca por ahí y me da no sé qué.

A veces veo lo que me has hecho vivir y me da que no sé.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s