From lost to the river

20160604_174649

Resulta que yo ya no existía. Al desaparecer, hace dos años, mi madre dio mi bici, regaló mis abrigos, cubrió algunas de mis cosas con plástico y tiró todas mis zapatillas. Tuvimos una pelea gorda, porque en realidad yo estoy viva y siento; me gustan mis zapatillas rotas y mis abrigos viejos.

Ahora que he vuelto tengo dos vidas, y no caben en el mismo sitio. Todo está desbordado, me siento en el suelo y trato de organizar. Ya no me da vergüenza que vean este caos, no sufro si me acuesto entre trastos, o si por error pienso en ti. No me duelen los objetos que piso, ni los vestidos que no encuentro pero sí los nombres que no pronuncio.

Me salto las normas sociales y me cago en la pulcritud, ya lo ven. Me importa poco cambiar a cada segundo, mi curriculum o mi plan de pensiones. Me interesa más Venezuela con Samuel o el resto del mundo yo sola. Si no sonrío me iré, o vendré o ya veremos. Si no sonríes volveré, o llegarás o ya veremos.

Ya no me da vergüenza nada, mi sentimiento de pérdida es otro.

Mi madre dice que hay que meter fuego a todo. Yo le digo que de desaparecidos al río.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s