Noviembre

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando nadie los necesite más, viajen en auto. Conduzcan miles de kilómetros y vuelvan a casa de sorpresa. Llamen a la puerta y entren, no más. Cambien de sitio cuando se haya acabado aquello que valía el pene. Cuando ni los domingos sean descanso. Cuando oigas sexo arriba y al lado pero no gimas tú, cuando no coincidan más los calcetines.

Vistan feo, algo que acompañe la situación. Coman rico, hagan de eso un intento desesperado por llenarse de gloria; pero nunca pinten mandalas ni hagan café para uno. No salgan a ver que pasa, pasen a ver que sale.
Váyanse lejos cuando escuchen besos pero nadie los moje. Cuando pasen mucho tiempo sin hacer nada o cuando nada les acompañe demasiado.

Viajen en auto hasta México y de ahí pasen a Colorado, reserven el gris para Navidad.

Lloren cuando Valentina se haya ido pero no se quejen. Aprovechen a comer requesón ahora que pueden y nunca, nunca miren los escarabajos muertos.

Cumplan con la poesía o con el vino, con las cosas sucias o las mañanas del día después. Hagan las paces con el cine y nunca avisen de su llegada. Preséntense para que nadie los gerundie, para que ninguno los espere, para que nadie los eche en falta luego de aquello. Y todo porque a fin de cuentas noviembre es un cerdo enorme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s