Voy a ser una cómoda

20150329_121321

Está decidido, voy a ser una cómoda. Tendré cuatro cajones medianos y dos más algo menores. Seré de un verde aguamarina precioso, mate pero con luz. Tanto es así que en la habitación en la que yo esté parecerá siempre verano o un invierno cálido como los que se pasan en los sitios con moqueta o chimenea. O ambos.

Me gustará ser una cómoda porque no tendré que pelear por nada, ni querré a nadie pero si podrán quererme a mí porque hay mucha gente que tiene muebles preferidos; tampoco tendré una necesidad imperiosa de desahogarme, de hecho es que no tendré ni alma, y ni siquiera habré de escribir para seguir viva. Las cómodas no sienten dolor.

Además usaré mis cajones para almacenar cosas por categorías. Lo que no me guste irá a parar a los cajones pequeños, en uno lo que me disguste de mi alrededor y en el otro lo que no apruebe de mí. Quiero usar los pequeños para eso porque no será bueno tener grandes cantidades de ese tipo de cosas.

Los otros cuatro restantes serán para todo lo demás, meteré lo bonito que conservo. Un tenedor hecho pulsera, unas cuantas fotos de aquella vez en Italia, dos corazones humanos que ahora me pertenecen y el agujero que falta en el mío, dos pendientes desparejados y unos calcetines robados. Los libros en el de abajo, para equilibrar peso y arriba las recetas de mi abuela. Ah, y podré hacer que mi hermana se siente en lo alto y hablar durante horas sobre la muerte o el peinado. Os lo juro, será maravilloso ser cómoda.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s